Hablemos de los Ejercicios para la Artritis Que Alivian tus Dolencias

La artritis se reconoce como deterioro progresivo de las articulaciones a causa de inflamaciones de los tejidos blandos del cuerpo que pueden ser aliviadas a partir de la ejecución de ejercicios para la artritis.

Sus manifestaciones más comunes se centran en las manos y en las rodillas, imposibilitando muchas veces la movilidad de la persona que la padece. Sin embargo, hay ciertas recomendaciones para la artritis que se pueden seguir para atenuar sus molestias, entre los cuales se encuentran algunos ejercicios que permiten la ampliación de movimientos y el fortalecimiento muscular.

ejercicios para la artritis

Nada mejor que realizar los ejercicios para la artritis diariamente para tener alivio y mejorar la calidad de vida.

Ejercicios Para La Artritis En Las Manos

Como ejemplos de ejercicios para fortalecer las manos se presentan algunos que ayudan en este proceso. Uno de ellos consiste en hacer un puño al sentir rigidez en la mano, iniciando con un estiramiento lento de la extremidad para ir cerrándola paulatinamente sin presionar. Puede ser repetido varias veces en cada mano.

Un segundo ejercicio contempla doblar los dedos, para esto se procede a extender una mano y doblar el pulgar hacia la palma y luego en sentido contrario varias veces. La tercera de estas opciones es formar una letra “o” con los dedos, dejarlos así unos segundos, estirarlos y repetir. Son movimientos sencillos, pero que realizados con constancia contribuyen e incentivan a las personas a realizar ejercicios para la artritis en las manos.

Ejercicios Para La Artritis En Rodillas Inflamadas

Para las piernas se distinguen ejercicios para artritis de rodilla indicados en casos de inflamación para prevenir atrofias musculares; y otros beneficiosos para cuando no están hinchadas, teniendo el propósito de fortalecer los músculos afectados.

En ambas situaciones la ejercitación debe realizarse dos o tres veces diarias estando recostados y de forma pausada para evitar cualquier dolor en el área, por unos quince minutos cada una.

El primer ejercicio consiste en sentarse en el piso o en una cama dura y tratar de estirar las piernas. Si esto no es posible, puede ayudarse colocando una almohada o una toalla doblada debajo de la zona de las rodillas. Intente acercar la rodilla hacia la cintura manteniendo la pierna estirada.

Como segundo paso, retomando la posición anterior, se procurará acercar la rodilla pero manteniendo la pierna levantada y recta por unos diez segundos para luego bajarla poco a poco. Repetir luego de uno o dos segundos hasta sentir cansancio en el muslo.

Para el tercer ejercicio, la posición que se debe tomar es boca abajo para flexionar la rodilla acercando el talón lo más posible al glúteo. Seguidamente, se sienta al borde de la cama con las piernas fuera de ella y extender la rodilla sin levantar el muslo para luego flexionarla. Procure llegar a su máximo posible.

Ejercicios Para Rodillas No Inflamadas

Recostado boca arriba intente extender o doblar la rodilla hasta donde pueda, deslizando el talón sobre el área donde está acostado.

A continuación, siéntese colocando la parte superior de la pierna sobre una toalla enrollada y levante la pierna sin mover el muslo, estirando la rodilla.

Si le gusta la música, utilícela para relajarse, sin darse cuenta irá desarrollando estos ejercicios para la artritis siguiendo el ritmo musical de su preferencia.

Otras Recomendaciones Para Aliviar Dolor por Artritis

Existen varios remedios caseros para artritis que se pueden probar para determinar cuál funciona mejor según sea el caso.

El aceite de ricino o el aceite de oliva entibiado pueden ser usados para aplicar masajes dos veces al día en las zonas inflamadas y adoloridas. El aceite de ricino puede ser consumido en ayunas agregándolo al jugo de naranja (dos cucharadas de aceite tibio) durante una o dos semanas.

Como segunda opción de medicina natural para artritis, está la cúrcuma y sus propiedades antisépticas, antinflamatorias y antioxidantes, cuyas bondades pueden ser aprovechadas mezclando una cucharadita en un vaso de leche o agua endulzado con miel.

Similar efecto contra el dolor se obtiene agregando una cucharadita y media de canela a una cucharada de miel cada consumirla mañana en ayunas. El vinagre de manzana también es una buena solución para aliviar la artritis, sólo debe mezclarse una cucharada en un vaso con agua endulzada con miel y tomarla al levantarse.

Si se prefieren los masajes para las manos, añada una cucharadita y media de pimienta de cayena en una taza de este vinagre caliente y aplíquelo mientras frota estas extremidades. Una alternativa consiste en sumergir durante quince minutos las manos en esa mezcla para luego enjuagarlas con agua tibia.

Del mismo modo, es conocido el uso de las sales de Epsom para aliviar molestias ocasionadas por la artritis, para lo cual se recomienda añadir dos tazas de esta sal a un recipiente con agua caliente y remojar en él las manos por unos veinte minutos, repitiendo este proceso dos veces a la semana, pero recuerda que todos estos remedios deben complementarse haciendo ejercicios para la artritis.

Artículo publicado por: Jenni

Redactora especializada en temas de salud, fitness, bienestar y sexualidad

Deja tu comentario