Beneficios del diente de león | Propiedades

Esta «cura» de la medicina herbal se ha convertido tristemente en una mala hierba para los jardineros modernos. Por suerte, el humilde diente de león está haciendo un regreso, con un resurgimiento de las curas naturales y la resurrección de la medicina herbaria como una alternativa más segura que sus homólogos farmacéuticos.

Tanto la hoja como la raíz del diente de león se han utilizado durante siglos en la medicina tradicional para tratar el hígado, la vesícula biliar, los problemas de riñón, la digestión débil y el reumatismo. También se consideran ligeramente laxantes y las hojas se han utilizado tradicionalmente como diurético.

Salud del hígado

La hierba del diente de león está especialmente indicada en la desintoxicación del hígado, restaurando la hidratación junto con el equilibrio de electrolitos. La raíz del diente de león contiene un compuesto amargo, «taraxacerina», que aumenta el nivel de bilis secretada por la vesícula biliar, ayudando al hígado a desintoxicarse más eficientemente. También es diurética, ayudando al hígado y a los riñones a eliminar el exceso de agua y residuos, apoyando al cuerpo en la eliminación de toxinas dañinas.

Se ha descubierto que la hoja de diente de león promueve perfiles de lípidos saludables, suprimiendo la acumulación de grasa en el hígado y reduciendo la resistencia a la insulina. Esta hoja también contiene antioxidantes que tienen un efecto específico contra la toxicidad del hígado.

Salud del riñón

Un diurético muy conocido, el diente de león ayuda a los riñones a eliminar los residuos, la sal y el exceso de agua aumentando la producción de orina. Esto inhibe el crecimiento microbiano en el sistema urinario y también reemplaza parte del potasio perdido en el proceso.

Digestión

El diente de león contribuye a la desintoxicación y limpieza del aparato digestivo, especialmente de los efectos del consumo excesivo de alimentos grasos, café y medicamentos de venta con receta. Se puede combinar eficazmente con el cardo mariano – otra hierba digestiva y de apoyo al hígado – para eliminar suavemente las toxinas del cuerpo.

Conocido como «tónico amargo», el diente de león estimula la digestión y actúa como un laxante suave al ablandar las heces, ayudando así al estreñimiento. El sabor amargo proviene del mineral azufre, que es esencial para la síntesis de proteínas, la desintoxicación del hígado, la actividad enzimática, la salud de la piel, el cabello y las uñas. La raíz de diente de león también favorece la flora intestinal, ya que contiene componentes como la inulina que actúa como prebiótico, una fibra vegetal especializada que promueve el crecimiento de microorganismos beneficiosos en el intestino.

Antioxidante

Cada parte de la planta de diente de león es rica en antioxidantes que previenen el daño de los radicales libres a las células y al ADN, retrasando el proceso de envejecimiento de las células. Es rica en vitamina C y vitamina A como betacaroteno y aumenta la producción del hígado de superóxido dismutasa (SOD). Presente tanto dentro como fuera de las membranas celulares, la SOD es una de las principales defensas antioxidantes internas del cuerpo que juega un papel crítico en la reducción del estrés oxidativo implicado en la aterosclerosis y otras enfermedades que amenazan la vida. Los estudios han demostrado que la SOD puede jugar un papel crítico en la reducción de la inflamación interna y en la disminución del dolor asociado con condiciones como la artritis.

Deja un comentario

4 + 10 =

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies